Precio

0,00 € - 15,00 €

Marca

Categorías

Color

Talla

Buzos alimentación

Consigue la protección más adecuada para el sector alimentario: buzos para industria alimentaria desechables de todas las tallas.

Mostrando 1 producto

Mostrando 1-1 de 1 artículo(s)

Top ventas en Buzos alimentación

Buzos para industria alimentaria para riesgos mínimos

Los buzos para industria alimentaria son un tipo de protección especial muy utilizado en el sector industrial, distribuidor de alimentación y transformación de productos alimenticios. Son de un solo uso, por lo que deben desecharse tras cada empleo, evitando así la contaminación cruzada de alimentos al no utilizar la prenda en otras áreas. Vienen integrados con cierres de cremallera, capuchas, y manga larga con elásticos en la empuñadura y en los tobillos para una mejor protección y adaptabilidad. Están fabricados en polipropileno y están libres de látex, lo que hace que sean perfectos para personas alérgicas.

Los buzos para industria alimentaria se caracterizan por ser muy resistentes y sencillos de utilizar. Asimismo, no solo protegen los alimentos o lugares de trabajo con los que estemos en contacto, sino que también sirven de protección del vestuario, evitando que este se manche o dañe. La variedad de buzos alimentación de Prolaboral es amplia. Contamos con modelos para todos los gustos y se pueden encontrar buzos de diferentes materiales y tamaños, así como en unidad suelta o paquete.

En Prolaboral nos preocupamos por tu seguridad y comodidad laboral. Elige la talla y el diseño de buzos para industria alimentaria que desees para tu trabajo, pudiendo obtener opciones que se adaptan muy bien a cada trabajador y aportan una protección adecuada y acorde a cada necesidad. Y, si tienes dudas, nuestro equipo experto te dará los mejores consejos para que obtengas la mejor protección.

Actualización: 01/12/2022

Dudas frecuentes

Es un tipo de prenda que sirve para proteger al trabajador y el espacio de trabajo de una posible contaminación.
Porque son muy resistentes y se adaptan muy bien al cuerpo, protegiendo al trabajador y a las áreas de alimentación de la contaminación cruzada.