Guantes dieléctricos

Los guantes dieléctricos protegen al usuario contra descargas eléctricas de media y alta tensión según la clase que elijamos. A continuación os comentamos algunas consideraciones a tener en cuenta relacionado con los guantes dieléctricos cuando vayamos a trabajar con electricidad.

Catálogo de guantes aislantes para electricidad

Los guantes aislantes electricos protegen al trabajador contra descargas eléctricas de baja, media y alta tensión.

Clasificación de los guantes dieléctricos

En prolaboral podrás encontrar guantes dieléctricos de baja tensión a alta tensión. También disponemos de guantes especiales de protección adicional que son utilizados debajo de los dieléctricos y otro modelo que se utilizan encima de los guantes dieléctricos para garantizar su durabilidad. Estas protecciones extras son perfectas para alargar la vida del guante ante algún riesgo mecánico.

Nuestros guantes de seguridad eléctrica cumplen con la normativa actual y están clasificados, según el nivel de voltaje que pueden soportar. En concreto se distinguen seis tipos de guantes dieléctricos organizados por clases según el nivel de protección o tensión máxima de trabajo:

  • Clase 00: Para tensiones no superiores a 500V.
  • Clase 0: Para tensiones no superiores a 1.000V.
  • Clase 1: Para tensiones no superiores a 7.500V.
  • Clase 2: Para tensiones no superiores a 17.000V.
  • Clase 3: Para tensiones no superiores a 26.500V.
  • Clase 4: Para tensiones no superiores a 36.000V.

Los guantes de protección para trabajos de riesgo eléctrico deben contar con propiedades dieléctricas y una resistencia física elevada. Además, es imprescindible que sean flexibles y duraderos para garantizar la seguridad y el rendimiento del trabajador.

Para un uso y mantenimiento correcto, debemos asegurarnos, antes de su utilización, que los guantes se encuentran en perfectas condiciones y que están libre de cualquier desgaste o daño, como, por ejemplo, descartar que existen grietas finas, cortes, perforaciones, hinchazón, ablandamiento, endurecimiento o notemos que esté pegajoso. En caso contrario, existe peligro de recibir una descarga eléctrica.

Los guantes dieléctricos deben ser revisados periódicamente, en períodos que deberán oscilar entre los 30 y los 90 días, pero siempre ajustándonos a las propias indicaciones del fabricante, y nunca utilizar guantes para trabajos con electricidad que no hayan sido verificados durante 6 meses.

De igual forma, es importante protegerlos de la luz directa del sol, luego deberemos guardarlos en un lugar seco cuya temperatura esté comprendida entre los 10º C y 21º C. Es más, recomendamos el uso de una caja de transporte aislante anti UV y lavar con jabón y agua a una temperatura no superior a 65ºC.

Si necesitas más información, no dudes en contactar con nosotros.