Clasificación y normativa de los guantes de seguridad

Silvia Bernal Pérez
Silvia Bernal Pérez | Agente de Atención al Cliente
25/04/2022 | Actualizado: 14/07/2022 25/04/2022
0 | 0 0 valoraciones
638
Clasificación y normativa de los guantes de seguridad
Compartir:

Los guantes de seguridad son una parte del vestuario laboral indispensable para el trabajo, ya que protegen frente a diversos tipos de riesgos, como el frío, cortes, agentes químicos, infecciones o contagios.  La clasificación y normativa de los guantes de seguridad determina la elección de los mismos en función de las tareas a desempeñar.

Normativas de los guantes de seguridad

  Nadie está libre de accidentes en su lugar de trabajo, por lo que es imprescindible que los trabajadores conozcan los riesgos y estén preparados para aplicar las normas de seguridad. Los accidentes más frecuentes ocurren en las manos, haciendo que los guantes de seguridad se conviertan en un equipo de protección fundamental. Estos guantes, al igual que todos los EPIS, se dividen en categorías, en función del tipo de riesgo.

  • Categoría I. Son los más sencillos, los que protegen de riesgos mínimos. Por ejemplo, los guantes de limpieza.
  • Categoría II. Ofrecen una protección intermedia. Se encargan de proteger de los riesgos habituales en la industria.
  • Categoría III. Son los guantes de diseño complejo que protegen de lesiones irreversibles o con peligro mortal. Estos suelen estar indicados para bomberos o para trabajos con electricidad.

Clasificación guantes de seguridad industrial

  En función de la actividad a desempeñar y de los riesgos, se deberá escoger un tipo u otro de guante de seguridad. Estos se diferencian según el material y las características propias, pero todos tienen como función principal proteger las manos de cualquier riesgo durante la jornada de trabajo.

    • Riesgos mecánicos. Estos guantes pertenecen a la norma EN388 y cuentan con un material resistente a cortes, abrasiones y chispas, además de ofrecer un correcto agarre y un buen aislamiento, como los guantes anticorte.
    • Guantes para riesgos térmicos. En el caso de frío extremo, los guantes cumplen con la norma EN511, son impermeables y resistentes al frío. En el caso del calor, cumplen con la norma EN407 y son resistentes al calor por radiaciones.
    • Guantes para riesgos eléctricos. Estos deben proteger tanto las manos como los brazos. Deben estar fabricados con un material aislante, ser flexibles, proteger contra descargas y presentar el rango de voltaje que resisten.
    • Guantes para trabajos químicos y biológicos. Cumplen con la norma EN374 y protegen de posibles infecciones provocadas por virus y bacterias.
    • Protección para soldadores. Son usados en procesos manuales de soldaduras o cortes de metales, y cumplen con la norma EN12477.

En conclusión:

  • Los guantes de seguridad son imprescindibles para prevenir los riesgos laborales.
  • Se dividen en categorías: I, II y III, en función del tipo de riesgo.
  • En función de la actividad a desempeñar y de los riesgos, se deberá escoger un tipo u otro de guante de seguridad.
  • Se diferencian en riesgos mecánicos, térmicos, eléctricos, químicos o para soldadores.
0 comentarios

Escribe un comentario

¿Qué te ha parecido?

He leído y acepto la política de privacidad